Hamburgo, Magic Night

01 Jul Hamburgo, Magic Night

Crónica del concierto de Springsteen en Hamburgo por nuestro socio Rafael Domenech:

“Sin duda una experiencia fantástica visitar esta ciudad. Una ciudad moderna y elegante con un sinfín de parques, jardines y lagos donde pasear por el lago o tomar algo en alguna terraza es un auténtico placer. Una ciudad que dispone de una constante y variopinta oferta cultural y musical. (vimos anuncios de conciertos de Coldplay, Rem, Neil Young, George Benson y otros). El mismo Bruce nunca olvida esta ciudad en sus giras europeas. Aunque tampoco sorprende esta afición a la música moderna en los Hamburgueses pues debe tener algo de histórico. Y es que estamos hablando de la ciudad que donde se dieron a conocer ni mas ni menos que The Beatles.

Durante todo el fin de semana, esta tranquila y civilizada ciudad de ambiente y diseño nórdico quedó literalmente invadida por dos grupos, por cierto, compatibles entre ellos y que incluso se solapan a menudo: Por una parte se celebraba una concentración Harley Davidson que rompió por unas horas el silencio tan característico de la ciudad.
Por otra, pues los bruceros, con sus gorras y camisetas fácilmente identificables. Pero existía también un tercer grupo, o llamémosle, un subgrupo; los Bruceros con Harleys que los hay y muchos además. Aparecieron en masa por las inmediaciones del estadio con sus motazas y dieron un colorido especial al concierto.

Bueno, supongo que si alguien ha llegado hasta aquí estará pensando que tarda mucho la crónica. Así pues, avanzaremos un poco mas.

El estadio (de unos 50 a 60.000 espectadores así a vista de pájaro), estaba a rebozar, un llenazo absoluto con un público por regla general muy correcto. Eso si, nórdicos, con todos las virtudes y defectos que ello implica (educados, pero un poco frios ). Por cierto, la media de edad muy superior a la de los conciertos en España. Diría que estaba entre 45 y 50.

Con solo 15 minutos de retraso –una catástrofe para la mentalidad germano-nórdica- y a plena luz de día empezó el concierto. No entenderé nunca como pueden empezar un concierto a pleno sol, aunque la latitud de Hamburgo provoca que en verano haya luz hasta casi las 10 y para ellos empezar a las 10 sería impensable.

Bruce entró muy fuerte, a mi entender hasta un poco pasado de vueltas con saltos, bailoteos y repitiendo una especie de llave de tae kwondo levantando la pierna hasta la altura de su ojos. Alucinante en un tio que ronda los 60.

Quiso empezar narrando en alemán el resultado del Alemania-Portuga de la Eurocopa ,supongo que consciente de que pocos portugueses debían haber en el estadio.

Un inicio sin grandes sorpresas con un sonido de lo mejor. Out in The Street, Radio Nowhere, Promise Land y Prove it all night fueron las elegidas para empezar a enganchar al púlbico. Quizás Prove it all night fue la canción que rompió la frialdad inicial y consiguió por primera vez levantar al público de los asientos –y ya no se volvieron a sentar, afortunadamente-. Ninguna queja sobre esto, no diré que bailaban desmelenadamente, pero estuvieron lo suficientemente animados en algunas fases. La verdad es que nos sentimos bien.

Acto seguido Bruce se estiró literalmente boca arriba y en posición horizontal empezó el Spirit in The Night, dejándose tocar las piernas por el público femenino, detalle que el “camera man” absolutamente soberbio nos iba mostrando por las pantallas.

Conviene decir que alguna fan le tocó las piernas un poco demasiado arriba…detalle que reflejó la cámara. ¿fue alguna del Stone Pony ?

Como está siendo habitual en esta gira, Bruce estuvo muy pendiente de las primeras filas, les regaló armónicas, puas, e incluso jugueteó con la gorra un niño (de dos o tres años) que iba en brazos de sus padres.

Pero mas allá del espectáculo que montó el tio durante la canción, técnicamente, hay que decirlo, la versión del Spirit in the Night con la banda no tiene la calidad o digamos el “feeling” único de aquel Spirit que nos tocó solo con su piano en Barcelona en la Rising –con olvido de letra incluido-.

Luego vino el típico show de los carteles, Bruce recogió todos los carteles y aparentó improvisar el set list en base a lo que decían los carteles que mostraba a la cámara y así vino una soberbia, espectacular y sensacional versión del Somethig in the nigh con un Bruce muy, pero que muy esforzado y ahora ya mas pendiente de cantar que de moverse desmelenadamente. Y es que tras el Spirit debía quedar agotado.

Y tras el Somehing vino un momento mágico. Bruce levantó un cartel de un fan que animaba a Steve a…¡cantar ! El cartel decía Come on Steve sing a song, come on ! Bruce comentó que había visto carteles de todo tipo, pero ninguno como aquel y Steve iba asintiendo partiéndose de risa. Y juntos, aquí creo que improvisaron de verdad, soltaron dos estrafas de Held Up Without a gun, un tema rockero donde los haya para que Steve cantara y Steve cantó y no paró de reir.

Tras este detalle digamos que vino otro gran momento; Una interpretación magistral del Atlantic City con la banda en pleno. Impresionante, perfecta.

Y luego entramos en la fase de las guitarras solitas, momentos que ya conocemos pues se han visto en los otros conciertos pero que no cansan pues los solos nunca salen iguales –excepto cuando se gravan, que sabemos que no es el caso.

El primer solo, o mejor dicho, doble solo, consistió en un pique Bruce-Steve durante el Gipsy Biker donde Steve y Bruce van alternando solos de guitarra con una cierta competitividad sana entre ellos. Se miran como diciendo, vale, pues ahora verás el mio. Y así durante un buen rato. Se nota que en el fondo quieren demostrarse quien es el mejor.

El segundo espectáculo solista solo tiene un nombre; .Nils. El solo de Nils en Because the Night es ya un clásico de esta gira. Por cierto, Nils cumplía años detalle que tuvo su reflejo den una de las pancartas que hábilmente mostró el cámara.

Tras una fase digamos que ya conocida, vinieron dos sorpresas, una el Sherry Darling, por cierto Clarence perfecto. Curiosamente el público conocía poco esta canción, a nosotros nos encantó. La siguen tocando alegre y festiva.

Pero…como si Bruce fuera consciente de lo que le gusta al público, tras el Sherry y tras disimular mucho la intro conectó el tema mas celebrado de l anoche, el Hungry Heart cantado a lo clásico, si, una estrofa el público y una Bruce. Un diez, los espectadores se la sabían entera sin ningún problema y fue probablemente el tema mas aplaudido de la tarde-noche.

Después el Incident, este tema al contrario de lo que sucede con el Spirtis, suena mucho mejor con toda la banda que en solitario a piano. Muy esforazo Bruce en la intepretación y sonó muy emotivo, melancólico y hasta romántico. Un gran tema.

En los bises y para los pocos iluminados que dicen que Bruce se cansa, Bruce nos desafió con mucho rock y mucho baile, empalmó el Seven Nights to Rock (no fue de lo mejor de la noche) y un Rosalita simplemente sublime. Clarence estuvo mejor que en los anteriores conciertos anteriores de esta gira.

Final clásico con la intensidad de siempre y aquel sentimiento de alegría y tristeza cuando suena el Amercian Land. Alegría por la animada canción, tristeza porqué ya sabemos que después del American Landa se acaba irremisible un espectáculo único que tenemos el privilegio de vivir y sentir. Cuando suene este tema el 20 de Julio en Barcelona para la mayoría de nosotros –salvo los que vayan a USA en agosto- se habrá acabado una de las mejores giras de la historia del rock.

Un gran concierto, ¿el mejor de la gira ? No lo se, esto solo lo puede decir quien haya estado en todos, pero realmente bueno, muy bueno. Los guitarristas fantásticos, Soussi solvente con el violín y con la acústica, Roy como siempre-perfecto, y Clarence está ahora mejor que al inicio de la gira. Bruce inmenso, mas suelto que al inicio de la gira y con esta voz que debería declarase patrimonio de la humanidad. Y no quiero olvidar a uno/s que no toca ningún instrumento pero que es parte de que vivamos el espectáculo –sobretodo los que preferimos la grada-; me refiero al equipo de imagen. Son excepcionalmente buenos, enfocan siempre lo que hay que enfocar, la guitarra de Bruce, los trastes de la guitarra de Nils durante los solos, el público cuando es protagonista, etc. Sin duda son parte importante en los shows en estadios tan grandes.
Pues nada, eso es todo.”

Share