Springsteen ya está en San Sebastián

12 Jul Springsteen ya está en San Sebastián

Bruce Springsteen ha llegado hoy a San Sebastián a las 18:00 horas y está alojado en el Hotel Maria Cristina. Por la tarde le han visto entrar en el Auditorium Kursaal donde actúa Tom Waits. Ha visto el concierto pero no ha subido al escenario.

Bruce Springsteen y Tom Waits, llevan a San Sebastián el mejor rock de autor
Por J.Perez Albéniz – El Cultural.es

Mucho carácter y un puñado de grandes letras les avalan. Tom Waits y Springsteen han elegido este año San Sebastián para empezar sus respectivas giras europeas. El corrosivo y cavernoso Waits pisará por primera vez nuestra geografía el 12 de julio. El de New Jersey, habitual ya, podría inaugurar el 15 de julio en Anoeta su sigilosa retirada.

Tom Waits y Bruce Sprinsteen, dos músicos de garantías, imprescindibles para entender la música americana de las últimas décadas, unidos por una ciudad capaz de proporcionar escenarios adecuados para dos maneras bien diferentes de entender el rock como espectáculo musical y social.

Tom Waits actúa por primera vez España. Será el día 12 de julio en el Auditorio Kursaal. Después viajará a Barcelona, para ofrecer dos conciertos en el Auditorio del Forum los días 14 y 15 del mismo mes. El cantautor de Pomona (California) presentó su gira Glitter and Doom con un vídeo colgado en internet en el que parodiaba una rueda de prensa convencional. La voz de un periodista fuera de plano le preguntaba si actuaría en Europa. “Iremos”, responde Waits. “Está en la constelación Eridano, que es conocida por su dirección muy cambiante, y que controlará y dictará nuestra ruta desde España hasta Dublín. Daré más detalles cuando se produzcan”. Inmediatamente después, el músico se levantaba, quitaba la aguja de un tocadiscos (de ahí provenía el ruido de fondo de gente hablando) y se podía ver, gracias a que la cámara retrocedía, que la sala estaba completamente vacía. “¡Salude a su madre!”, dice a modo de despedida, en lo que se ha convertido en su última genialidad. Waits editó en 2006 el triple disco Orphans. Brawlers, Bawlers & Bastards, con canciones nuevas y viejas grabadas y reunidas de manera sorprendente. Es su última referencia discográfica, después de clásicos absolutos como Rain Dogs, Closing Time o Swordfishtrombones. “Quiero montarme un teatro… y que la gente acuda a mí. Una pequeña chabola de hojalata con una marquesina y una luz de flexo de oficina, seis sillas y suelo de tierra. Puedo verlo”, asegura el artista en el libro Conversaciones, entrevistas y opiniones.

Un repertorio poco habitual. Sobre los escenarios españoles las cosas serán muy diferentes: dará un repaso a canciones de todas sus épocas, desde sus etílicos comienzos en garitos de mala muerte de Los Ángeles a las experimentaciones rítmicas de sus discos de los 90. Le acompañarán Larry Taylor (bajo), Omar Torrez (guitarra), Patrick Warren (teclados) y su hijo Casey Waits (batería y percusiones). Tras los conciertos habremos saldado una deuda: Tom Waits dejará de ser el artista inédito en España más deseado por aficionados, críticos y promotores.

Un caso muy diferente al de Bruce Springsteen, un habitual de nuestros escenarios en todos sus formatos desde su primera e histórica visita a Barcelona, un inolvidable 21 de abril de 1981. Springsteen ha actuado en palacios de deportes, en campos de fútbol y en salas de congresos. En esta ocasión retoma la gira de presentación de su último disco, Magic, que ya le trajo por aquí (Madrid y Bilbao) en noviembre del pasado año, pero ahora con cuatro fechas en grandes estadios: 15 de julio en San Sebastián (Anoeta), 17 en Madrid (Santiago Bernabeu), 19 y 20 en Barcelona (Estadio Camp Nou).

El de New Jersey viaja con la E Street Band, seguramente el mejor grupo de rock de todos los tiempos, aún en estado de shock por la muerte el pasado 17 de abril, a los 58 años, de Danny “Phantom” Federici, teclista y acordeón, en el Centro Memorial Sloan Kettering de Nueva York tras tres años de lucha después de que se le diagnosticara un melanoma. “Mi hermano, mi amigo, mi espina, mi rosa, mi teclista, mi hombre milagroso y el colega que más tiempo me ha acompañado en este mundo del rock…”, dijo Springsteen en el funeral.

Esta gira de Springsteen tiene el regusto agridulce de las despedidas. Puede que no lo sea, pero por la manera de enfocar el repertorio muchos piensan que el Jefe se está despidiendo, cuando menos, de los conciertos multitudinarios. Y es que a los clásicos habituales (The Promised Land, The River, Hungry Herat, Prove it All Night, Badlands, Born to Run, Thunder Road, Rosalita…) el cantante y guitarrista añade viejos temas, que no interpretaba desde hace décadas y que son solicitados por los fans mediante pancartas. Un ejemplo: el pasado 8 de junio, en Bélgica, la columna vertebral del repertorio del concierto estuvo formada por canciones… ¡de los años 70! Sonaron Thundercrack, She’s the One, Trapped, Spirit in the Night y una emocionante Sandy dedicada, como no, a Danny Federici.

Share